viajes de idiomas a Alemania.

También cumplimos con los deseos de viaje individuales. Si no encuentres el programa perfecto para ti en nuestras páginas, habla con nosotros y lo haremos realidad.

TOP
Image Alt
5 buenos motivos por los que pasar un año en el extranjero

¿Por qué ir al extranjero?

La mejor manera de aprender un idioma es escucharlo, leerlo y hablarlo todos los días. En tu familia anfitriona, en la escuela o en la escuela de idiomas, durante las actividades de ocio, tus prácticas o tu voluntariado, sólo te comunicarás en alemán desde el primer día y desarrollarás tus conocimientos del idioma rápidamente. Increíble pero cierto: Muchos de nuestros clientes incluso sueñan en alemán al final de su viaje.

Una estancia en el extranjero es un plus en tu curriculum y aumenta tus posibilidades a la hora de buscar un nuevo trabajo. Es una experiencia muy valorada en los departamentos de recursos humanos de las empresas ya que te diferencia de los demás solicitantes y garantiza tus buenos conocimientos lingüísticos y tu madurez personal.

Durante tu estancia en el extranjero, tendrás la ocasión de abrir tu mente conociendo diferentes formas de vivir y de pensar. No siempre es fácil adaptarse a las normas y hábitos de otra cultura y siempre hay obstáculos que superar, pero con cada paso que des, ganarás confianza en ti mismo, crecerás como persona y aumentarás tus competencias interculturales. Como resultado, pronto podrás ver tu propia cultura desde una perspectiva completamente diferente.

Una estancia en el extranjero permite experimentar cómo las lenguas abren mundos a los que antes no se tenía acceso. Las competencias lingüísticas facilitan el encuentro y el conocimiento mutuo. Te sorprenderás de la facilidad con la que harás nuevos amigos y de la rapidez con la que tu familia anfitriona se convertirá en un nuevo hogar para ti. Es incluso muy probable que tus nuevos familiares alemanes se conviertan en una segunda familia que te acompañará durante muchos años después de tu viaje, quizás incluso durante toda la vida.

Un año en el extranjero también significa tener tiempo para ti, la oportunidad de seguir tus intereses individuales y satisfacer tu curiosidad. Usa el año para probar nuevos pasatiempos, abandonar las comodidades del hogar familiar y redescubrirte a ti mismo.