viajes de idiomas a Alemania.

También cumplimos con los deseos de viaje individuales. Si no encuentres el programa perfecto para ti en nuestras páginas, habla con nosotros y lo haremos realidad.

TOP

Navidad Alemana

Todos hemos visto películas sobre la navidad en América o hemos soñado en la extraordinaria navidad cálida en Australia. Pero… ¿alguna vez se ha preguntado cómo es la navidad en Alemania? Pues si es así, has encontrado el lugar perfecto. Por tanto, querido lector encuentre un sitio para sentarse a gusto durante 5 minutos y déjese llevar a una navidad en Alemania. Antes de todo voy a presentarme. Me llamo Isabel Troyas y tengo 15 años. Vengo de una ciudad del norte de España llamada Pamplona, ¿Le suena? Si, si donde corren los toros. Pues en esa ciudad nací yo y ahí pasé mi infancia. Y ahora se preguntará, ¿Como narices una chica de 15 años de Pamplona va a saber cómo es la navidad en Alemania? Pues miré querido lector, estuve dos años en una familia en Alemania. Mi primer año en una ciudad llamada Leipzig y mi segundo en un pequeño pueblecito llamado Neckargemünd. Ay que me enredo mucho, ahora voy al grano….

Es un 28 de Noviembre, una noche fría en las calles de Leipzig. Podemos ver a nuestros lados unas casetas de madera, en cada caseta venden cosas diferentes desde chuches, crêpes y salchichas, a gorros, joyas, vestidos y adornos de navidad. Hay luces de navidad, una noria, un gigante árbol de navidad y gente cantando, bailando, comiendo, charlando…. ¡La navidad ya ha llegado! Estoy yendo demasiado rápido, un momento voy a rebobinar.

La navidad en Alemania empieza muy pronto. Las ciudades alemanas no solo ponen luces por la ciudad, si no que también ponen un mercado de navidad por casi todas las calles de la ciudad. Y al decir casi todas, no me refiero a la avenida principal, o a la plaza principal o al casco viejo, sino que cuando digo casi todas las calles es que hay pequeñas calles y bocacalles en sitios insospechados, donde tambien se encuentran pequeños mercados iluminados. ¿Se lo puede imaginar ahora mejor? Pues sigamos….Podemos ver a gente con amigos, familiares y alguna que otra pareja. Aunque es una noche fría, el mercado tiene un ambiente cálido. Se puede oler a canela y un dulce muy agradable, ese olor viene de una caseta que vende “Kinderpunch”. Kinderpunch es una bebida típica de navidad en Alemania y les puedo anticipar que es una bebida muy rica. Si tiene algunos pequeños conocimientos del alemán, podrá fácilmente reconocer la palabra “Kinder” que significa “niño”. Por sentido común puede pensar que esta bebida la suelen beber los niños, y está en lo cierto. Para los adultos hay otras con alcohol como “Eierlikör” o “Glühwein“.

El mercado de navidad no es lo único de la navidad alemana. Alguna vez le habrán regalado un calendario de adviento de chocolate o de productos de belleza.  Pues esos calendarios son típicos de Alemania, pero no se compran ya hechos. Las personas se lo hacen mutuamente en la familia. Esto significa, que compran 24 regalos (no regalos grandes sino cosas pequeñas como un bombón o una carta con un mensaje bonito) y los envuelven. A cada regalo le otorgan un número del 1 al 24 y así la persona a quien se lo regalan sabe cuando abrirlo. Si, si, mucho trabajo. A mi me hicieron uno, les puedo asegurar que era muy tentador no abrir los regalos antes de la fecha que les correspondía, y tengo que confesarles que alguno desenvolví antes. Se que esto les parecerá todo muy bonito y así lo espero. Pues aún hay más, ahora viene lo que a mí mas me gusta de la navidad en Alemania. ¡Hacer galletas! Se que puede parecer como algo que es lo más normal del mundo. Sin embargo es algo muy pintoresco. Las familias se juntan entre sí y disfrutan unas horas juntos haciendo galletas. Tras lo cual hay una merienda con café calentito y galletas.

En mi próximo articulo seguiré escribiendo más curiosidades sobre la navidad alemana. Ya que es una sorpresa no le puedo revelar mucho, pero le adelanto un pequeño secreto, le voy a enseñar la receta para hacer las mejores galletas navideñas de alemania.

por Isabel Troyas Martínez (15)