¿Por qué alemán?

 

Con aproximadamente 100.000.000 de hablantes nativos, el alemán es el idioma más hablado en Europa. Además de los países germanófonos como Alemania, Austria y Liechtenstein, existen regiones germanohablantes en Suiza e Italia. La lengua alemana también se ha establecido fuera de la UE, por ejemplo en Argentina o Brasil, donde el alemán es hablado por alrededor de un millón de personas. La lengua alemana es, por lo tanto, una de las 10 lenguas más habladas del mundo.

Alemania es actualmente la potencia económica más fuerte de Europa y la cuarta potencia económica del mundo, ofreciendo una amplia y atractiva variedad de oportunidades de trabajo. Sin embargo, el idioma alemán no sólo ofrece la posibilidad de trabajar en Alemania, sino también en aquellos lugares donde se encuentran las empresas alemanas, donde la industria del turismo está en auge o donde importantes socios comerciales tienen su sede central, ya que el conocimiento y dominio de la lengua alemana en el perfil de un trabajador es valorado en todas partes.

El sistema educativo alemán tiene una buena reputación en todo el mundo y por lo tanto hace de Alemania un lugar popular para estudiar. Es un sistema conocido por su formación profesional dual, sus universidades gratuitas y su alta calidad. Así lo demuestran, entre otros, los más de 370.000 estudiantes extranjeros matriculados en las universidades y escuelas técnicas superiores alemanas.

En cuanto a la investigación, Alemania está también a la vanguardia. En el campo de las publicaciones científicas, las publicaciones en lengua alemana ocupan el segundo lugar a nivel mundial. Los que saben leer alemán pueden así acceder a un amplio mundo de resultados de investigación en todas las áreas de la ciencia moderna.

El alemán es uno de los idiomas culturales europeos más importantes y facilita el acceso directo a importantes escritores, músicos, filósofos y científicos. Goethe, Schiller, Mozart, Beethoven, Freud, Kant, Hegel, Einstein y muchas otras personalidades famosas hablaron y escribieron en alemán.

Alemania, con su ubicación en el «corazón de Europa», es un destino muy popular. El conocimiento de la lengua alemana facilita una experiencia de viaje más profunda, así como el conocimiento de la gente local y de su interesante cultura e historia. 

 

5 buenos motivos por los que pasar un año en el extranjero

 

La mejor manera de aprender un idioma es escucharlo, leerlo y hablarlo todos los días. En tu familia anfitriona, en la escuela o en la escuela de idiomas, durante las actividades de ocio, tus prácticas o tu voluntariado, sólo te comunicarás en alemán desde el primer día y desarrollarás tus conocimientos del idioma rápidamente. Increíble pero cierto: Muchos de nuestros clientes incluso sueñan en alemán al final de su viaje.

● Una estancia en el extranjero es un plus en tu curriculum y aumenta tus posibilidades a la hora de buscar un nuevo trabajo. Es una experiencia muy valorada en los departamentos de recursos humanos de las empresas ya que te diferencia de los demás solicitantes y garantiza tus buenos conocimientos lingüísticos y tu madurez personal.

● Durante tu estancia en el extranjero, tendrás la ocasión de abrir tu mente conociendo diferentes formas de vivir y de pensar. No siempre es fácil adaptarse a las normas y hábitos de otra cultura y siempre hay obstáculos que superar, pero con cada paso que des, ganarás confianza en ti mismo, crecerás como persona y aumentarás tus competencias interculturales. Como resultado, pronto podrás ver tu propia cultura desde una perspectiva completamente diferente.

● Una estancia en el extranjero permite experimentar cómo las lenguas abren mundos a los que antes no se tenía acceso. Las competencias lingüísticas facilitan el encuentro y el conocimiento mutuo. Te sorprenderás de la facilidad con la que harás nuevos amigos y de la rapidez con la que tu familia anfitriona se convertirá en un nuevo hogar para ti. Es incluso muy probable que tus nuevos familiares alemanes se conviertan en una segunda familia que te acompañará durante muchos años después de tu viaje, quizás incluso durante toda la vida.

● Un año en el extranjero también significa tener tiempo para ti, la oportunidad de seguir tus intereses individuales y satisfacer tu curiosidad. Usa el año para probar nuevos pasatiempos, abandonar las comodidades del hogar familiar y redescubrirte a ti mismo.